Publicado el Deja un comentario

Cómo retirar tus uñas postizas

Entramos en la página de My Ali Nails y decidimos hacer un pedido personalizado con las uñas de nuestros sueños, especificando medidas y colores. Tras un par de días recibimos nuestro set y decidimos lucirlo para ese evento tan importante que teníamos. Todos a nuestro alrededor se enamoran de nuestras uñas y eso nos anima a llevarlas durante varias semanas mas.

Entonces llega el momento de la retirada, pero… ¿Cómo lo hacemos?
¡Es muy sencillo! Todo dependerá de la forma en que las hayamos adherido a nuestras uñas previamente.

Aplicación con pegamento

Cuando al aplicar nuestras uñas hemos limado antes la superficie y después aplicado una gota de pegamento, deberemos reunir los siguientes materiales:

  • Un bol con agua caliente.
  • Aceite de bebé o de cualquier tipo (Almendra, oliva…).
  • Un palito de naranjo o gubia de manicura.
  • Taco o lima pulidora

Como vemos, son muy escasos los materiales y son muy rápidos de recopilar. Ahora vamos a ver cómo retirarlas:

  • Mezclamos el agua caliente con unas gotas de aceite en un bol.
  • Esperamos de 10 a 15 minutos con las manos en remojo.
  • Con el palito de naranjo o gubia comprobamos que se puede ir introduciendo en la base de nuestras uñas postizas para poder ir retirándolas poco a poco.
  • En caso de que aún no hayamos conseguido despegar fácilmente las uñas, las dejaremos en remojo durante varios minutos más y repetiremos el proceso evitando dañar nuestra uña natural.
  • Por último, con las uñas ya retiradas, cogemos nuestro taco o lima pulidora y retiramos el exceso de pegamento procurando no sobre limar la uña natural.
Cómo retirar las Press-On nails – Lady Acrylics

Aplicación con adhesivos

Cuando al aplicar nuestras uñas únicamente hemos usado unas pegatinas adhesivas, la retirada es mucho más sencilla.

¡Únicamente necesitaremos nuestras manos y un palito de naranjo!

  • Simplemente deberemos empujar con un palito de naranjo, o una gubia de manicura, nuestras uñas postizas hacia un lado con cuidado hasta que se despeguen por completo.
  • Para retirar los adhesivos de las uñas podemos pasar nuestro palito o nuestra gubia por encima de estas y saldrá con mucha facilidad.
  • ¡Y ya lo tenemos! Ahora están listas para guardar y poder utilizar de nuevo en el momento que deseemos.
Cómo retirar las Press-On nails – GJC Nails

Publicado el Deja un comentario

Cómo cuidar las uñas

A todos nos encanta llevar las uñas decoradas y conjuntarlas con nuestro look. Pero no debemos olvidar que al igual que la piel o el pelo, estas también sufren y debemos darles la atención y los cuidados que se merecen.

8 consejos para cuidarlas

  1. CUIDA LA ALIMENTACIÓN

La alimentación es lo más importante a la hora de tener unas uñas sanas, pues influye directamente en su crecimiento ya que necesitan nutrientes y vitaminas para poder crecer lo más fuertes posibles.

Lo que más necesitan para ello son vitaminas del tipo A y B. Estas las podemos encontrar en alimentos como cereales, verduras y hortalizas (Tomates, pimientos…), frutos secos (Nueces, almendras…) o pescados y crustáceos.

  1. MANTÉN LA HIDRATACIÓN

Desde siempre sabemos que es bueno mantener nuestras manos hidratadas, y la mayoría de nosotros siempre llevamos un tubo de crema allá a donde vamos. ¡Esto está genial! Pero está genial sólo para nuestras manos.

¿Qué pasa con nuestras uñas? También hay que hidratarlas para que no se resequen y se puedan formas grietas que, además de dolorosas, nos pueden traer muchos más problemas.

Para poder mantenerlas bien hidratadas podemos hacer baños de aceite de oliva (5 minutos en remojo) cada 15 días aproximadamente. Podemos añadir unas gotas de aceite de ricino y así conseguiremos también fortalecerlas. Una vez hayamos sacado las uñas del aceite, las masajearemos para que el producto penetre perfectamente en la lámina de la uña.

  1. CUIDA TUS CUTÍCULAS

Algunas personas creen que lo mejor para hacerse la manicura en casa es recortando su cutícula y están completamente EQUIVOCADOS. No deberíamos cortar nuestra cutícula, ya que esta nos protege de posibles bacterias y, si por falta de conocimientos cortamos más de lo debido, podemos crear heridas y causar problemas en nuestras uñas y dedos.

Lo recomendable es reblandecerla primero en un bol con agua jabonosa durante unos 5 minutos y después empujarla con cuidado con un palito de naranjo o una gubia especial, siempre realizando movimientos circulares y muy despacito.

  1. EVITA LA HUMEDAD Y AGRESIONES

Debemos evitar, en la medida de lo posible, las exposiciones prolongadas a la humedad. No sólo para proteger nuestro esmalte y evitar que se desprenda, si no también para proteger la misma uña.

La humedad puede causar reblandecimientos e incluso hongos en nuestras uñas, por lo que es recomendable utilizar guantes para realizar cualquier tarea que precise del contacto prolongado con agua.

Lo mismo pasa con actividades que puedan rasguñar nuestras uñas, esto puede crearnos serios problemas en ellas y es preferible evitarlo.

  1. LIMA TUS UÑAS

Es preferible limar con una lima de madera que cortar las uñas (A no ser que sean demasiado largas. Entonces utilizaremos un corta uñas o unas tijeras especiales).

El limado NO se puede realizar con movimientos de vaivén, esto provocaría un desgaste innecesario en las capas de nuestras uñas y por culpa de la fricción sería mucho más fácil que estas se abrieran y apareciesen las famosas grietas a las que tanto tememos.

La forma correcta de limar es realizando pasadas largas y suaves siempre en la misma dirección.

  1. APLICA UNA BASE ANTES DE ESMALTAR

Esto no es sólo por llevar un orden en la manicura. Muchas bases contienen propiedades fortalecedoras, pero sobre todo su función es proteger de bacterias y de algunos activos presentes en los esmaltes dañinos para las uñas.

  1. DESMQUILLA TUS UÑAS

Es importante retirar nuestro esmalte de la forma más óptima posible. La mayoría de nosotros optamos por los quitaesmaltes con acetona que podemos encontrar en cualquier sitio porque es la forma más rápida de deshacernos del color.

Pero… ¿Sabías que la acetona reseca tanto la piel como la queratina de las uñas? Es por eso que es mejor buscar algún quitaesmalte que no contenga acetona. Puede que así nos cueste un poco más, pero sin duda merece la pena por la salud de nuestras uñas y manos.

  1. DEJA DESCANSAR LAS UÑAS

Necesitamos dar un descanso a nuestras uñas de tantos productos químicos para que puedan crecer fuertes y sanas. Por ello:

  • No debemos realizarnos más de 3 manicuras por mes. Esto desgastaría en exceso la superficie de nuestras uñas.
  • Debemos llevar nuestras uñas al desnudo al menos durante 15 días cada dos meses.
  • En caso de detectar alguna anomalía en nuestras uñas deberíamos acudir a un especialista para verificar que no está dañada.